martes, 16 de abril de 2013

Nuestro Pan Diario


Cabo Tribulación
Lectura: Santiago 1:1-8 
Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. —Santiago 1:2-3
El 10 de junio de 1770, el barco del navegante británico James Cook golpeó contra un arrecife en la costa noreste de Australia. Cook alejó la nave de la costa hacia aguas profundas, pero volvió a chocar contra las rocas, tras lo cual, casi naufraga. Esta experiencia lo llevó a escribir en su cuaderno de bitácora: «El extremo norte [fue llamado] Cabo Tribulación, porque allí empezaron todos nuestros problemas».
Casi todos hemos experimentado alguna prueba que aparentemente desencadenó muchas otras. La pérdida de un trabajo, la muerte de un ser amado, un divorcio indeseado o algún problema de salud pueden formar parte de la lista.
Aunque una crisis pueda parecer nuestro «Cabo Tribulación», Dios sigue siendo soberano y, sin ninguna duda, tiene el control. Su propósito es usar las dificultades para que nos volvamos más tenaces. Santiago escribió: «Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia» (Santiago 1:2-3). La palabra traducida «paciencia» significa tener poder de permanencia o habilidad para soportar.
En medio de la prueba que afecta tu vida, recuerda que Dios sigue obrando. Desea utilizar tu experiencia de «Cabo Tribulación» para fortalecer tu carácter. Ha prometido darte la gracia necesaria para atravesarla (2 Corintios 12:9).
—HDF
«La fe crece mejor en el invierno de la prueba». —Rutherford

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada